El “lado B” de la Iglesia Católica


No cabe duda que la Iglesia Católica es una de las más grande a nivel mundial, sus ideologías y creencias han llegado a bautizar a más de mil millones de personas, las cuales alimentan cada vez más el poder que el Vaticano goza.

Este “sacramento” (como se autodenomina) promueve, mediante la Biblia, valores como la sencillez y el respeto, para que así los creyentes puedan vivir de acuerdo a la vida que supuestamente enseñó Jesús.

Pero, ¿Es sólo un ente religioso?, ¿Cumplen sus propios dirigentes los valores que difunden?, ¿Es realmente la Iglesia que (el supuesto) Jesús quiso formar?

A pesar de los valores que difunden y el pelaje que muestran, la historia nos ha enseñado que la Iglesia Católica no es más que otra empresa, creada para controlar a los humanos e infundirles miedo.

Constantino el Grande

Constantino el Grande

Si bien se habla de que fue el propio Jesús quien inició la Iglesia, poniéndola en manos del supuesto primer Papa, Pedro, otros han llegado a demostrar que las “Sagradas Escrituras” jamás quisieron decir eso, y que fue el emperador romano, Constantino el Grande, quien inició esta institución. Cabe mencionar que en el inicio de la era cristiana, esta religión era perseguida y rechazada por el Imperio Romano, los primeros (y quizás los únicos verdaderos) cristianos realizaban sus ritos a escondidas y muchos de ellos fueron asesinados. De todas maneras esta corriente fue creciendo y en el Siglo IV fue el emperador Constantino quien comenzó a otorgar tolerancia a los cristianos de ese entonces hasta tal punto que terminó creyendo en sus postulados y en ese preciso entonces fue cuando, según muchos, se crea la Iglesia Católica Apostólica Romana, cuyo primer Papa fue justamente Constantino, un emperador, es decir la Iglesia nacía con poder.

Lo que en algún momento era impensado (ver al Imperio Romano y las cristiandad de la mano) se terminó dando, de manera que las humildes pretensiones de los primeros cristianos fueron abusadas por el Imperio para ocuparlas a su antojo. Un claro ejemplo de aquello (aunque mucho más adelante) son las Cruzadas (en aquel entonces existía el llamado Sacro Imperio Romano Germánico, que fue un fallido intento para resucitar el gran Imperio que alguna vez existió), pues se usaron como pretexto “motivos religiosos” para matar a miles de humanos por intenciones económicas, políticas y simplemente expansionistas que tenía la nobleza feudal de ese tiempo. La Iglesia Católica también fue protagonista del descubrimiento de América, sometiendo a los indígenas a su “verdad”, a la de su Dios, y desestimando las creencias indígenas, lo que sirvió como excusa perfecta para los reyes contemporáneos para hacer posesión de aquellos territorios y someter a sus antiguos habitantes.

Si bien la Iglesia de hoy en día ha reconocido los errores del pasado, no para de cometerlos, y sigue habiendo una conexión perfecta entre política y religión, como pasa por ejemplo con el Vaticano, estado reconocido y que ha participado de la ONU interviniendo en algunas tomas de decisiones, no precisamente para el bien de la humanidad, si no que para sus propios intereses. Otro ejemplo de la actualidad son los Opus Dei, que vendría siendo una ramificación de la Iglesia Católica, ésta con mayor poder, pues teniendo el control de grandes empresas tienen el descaro de decir que llevan una vida sencilla (como su religión lo dice), humilde, y caritativa.

Como si fuera poco, Hubertus Mynarek, filosofo, teólogo y ex católico contemporáneo es una prueba viviente de la censura impuesta por la Iglesia. En 1996 fue contratado por una editorial alemana para escribir un libro sobre Juan Pablo II, detallando un resumen de su pontificado. Mynarek entregó el libro a la editorial, para ser publicado cuando el Papa fallezca, le aceptaron el escrito, llamado “El Papa Polaco. Balance de un Pontificado.” e incluso lo felicitaron por su trabajo, incluso, antes de la muerte del Papa lo siguió actualizando y todo fue aceptado por la editorial. Llegó el día en que Juan Pablo II falleció y luego le anunciaron que su libro no sería publicado porque “no se han dado los requisitos ineludibles de planificación para la publicación diligente de un libro”, obviamente una excusa más que vaga, por lo que Hubertus pidió explicaciones, las que no encontró hasta que se dio cuenta que la editorial, llamada “Fischer” pertenecía al grupo editorial “Holtzbrinck”, grupo que está vinculado financieramente con la Iglesia Católica. Y es que claro, el libro del teólogo no era exactamente una alabanza hacia el ex papa, si no más bien un análisis objetivo de su obra y sus resultados, incluyendo sus debilidades, lo que por supuesto la Iglesia no estaría jamás de acuerdo en revelar.

Hubertus Minarek

Hubertus Minarek

Posteriormente Hubertus Mynarek publicó un libro titulado “Señores y Siervos de la Iglesia”, el cual desenmascaraba totalmente a la institución describiendo todo lo que se hacía y lo que aparentaban. Frente a esta situación los representantes de la Iglesia ejecutaron 15 demandas frente al autor del texto acusándolo de injurias y pidiendo una indemnización económica. Mynarek publicó, a demás, los textos “Eros y clero”, “Casanova de negro”, “Jesús y las mujeres”, “Prohibido pensar”, “Entre Dios y los colegas”, “El primer servidor de su santidad”, “Traición del mensaje” y “La nueva inquisición”. Además fundó una Iglesia Ecológica, sin dogmas, que reflejan sus libros “Religión ecológica”, “¿Religiosidad sin Dios?”, “Orientación en la existencia, “La razón del universo”, “Mística y razón” y “El arte de ser”.

A modo de cierre, los antecedentes ya están entregados, claramente el poder necesitaba un arma para generar temor en la población, pues un supuesto Dios te está mirando todo el día, te ama pero si haces algo malo te lleva al infierno. En fin, la Iglesia ha sido usada para mal, y no a disposición de los valores que ella misma predica, pues ha sido la excusa de muchos crímenes, como las Inquisiciones, y de muchos hitos, como las mismísimas cruzadas o el “descubrimiento”  de América.

Ahora queda en tu juicio, y en el de toda la humanidad, si darle, o seguir dándole, poder a esta institución que, más que tener buenos propósitos, parece estar engañándonos, así como muchas otras conspiraciones.

Fuentes: El Poder Económico de la Iglesia Católica (F.I.J.L.), Prólogo de “El Papa Polaco. Balance de un Pontificado” (Hubertus Minarek), El Siniestro Origen de la Iglesia Católica (Nosotros).

Anuncios

2 comentarios

  1. Gran blog amigo. Desde aquí todo mi apoyo en tu búsqueda de la verdad. Pásate por mi blog y visualiza mis vídeos vimeo si tienes tiempo, quizás encuentres algo interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: